Diario de Concha
Lombardo de Miramón
La otra historia del México romántico


Los fusilamientos de Maximiliano de Habsburgo, Miguel Miramón y Tomás Mejía en el Cerro de las Campanas se imprimen, como afirma el investigador Héctor Palhares, en la conciencia de un efímero imperio, del que cuenta –a través de las páginas entrañables de auto revelación– el diario de la señora Concepción Lombardo, viuda de Miramón, y testigo presencial del nacimiento del México moderno.

El Archivo del Centro de Estudios de Historia de México CONDUMEX resguarda entre sus tesoros, en el Fondo DCCCII-2 de la colección 1859-1917, una serie de manuscritos que reseñan en un prólogo y once capítulos el nacimiento, infancia y juventud de una mujer comprometida con los complejos procesos de la segunda mitad del siglo XIX, que de manera consciente e inconsciente entreteje más allá de la historia oficial, una historia de vida, un retrato mexicano que ahora nos damos la oportunidad de resignificar. Doña Concepción narra su matrimonio con Miguel Miramón y detalla las circunstancias que rodearon su vida en torno a la intervención del general en la aventura imperial. Asimismo, revela su experiencia tras el asesinato de su marido.

Durante 2006 analizaremos esta otra historia, un rostro más de México que habla de un nosotros cargado de la pasión añeja por mirarnos en el otro, en ese otro que hoy es el reflejo de Concepción o como la conocemos de manera más familiar, Concha Miramón.


 

El prólogo

El mes de octubre del año 1867 despues de la tragedia de Queretaro, estando alojada en México en casa de mi hermana la señora Lombardo Díaz, fui llamada por el general Don Santiago Blanco, uno de los numerosos pricioneros que el Gobierno Republicano tenía enserrados en la improvisada prición del Convento de la Encarnación1. Así comienza la aventura que se escribiera gracias a la insistencia del diputado por Campeche. Concha cuenta: Le hise la promesa, y como mujer de palabra que Soy, he tomado la pluma, sin em/bargo de mi ignorancia y de mis escasos conocimientos en literaturas, me limitaré á contar los susesos mas mas interesantes de mi azarosa vida […]

El objetivo de Concepción Lombardo es claro y puntual: Mi esposo ocupará la mayor parte de estas memorias y si con ellas puedo aclarar algunos herrores de los muchos escritores que han trata/do de los tristes sucesos



y de otros, me repuntaré feliz, pues los historiadores tendran veridicos apuntes sobre aquellos aconteci- mientos, relatados por un testigo o/cular.

No fue sólo el general Blanco quien pidió el rescate de estas palabras: […] otros muchos amigos, me han insistido para que tome la pluma […] por eso, las líneas que ensierran la narracion de mi vida, la dedico á mis amigos, que estoy cierta las acepatrán con be/nebolencia y perdonaran todas las faltas que ellos encuentren.

 

El objetivo de Concepción
Lombardo es claro y puntual:
Mi esposo ocupará la mayor parte
de estas memorias y si con ellas
puedo aclarar algunos herrores
de los muchos escritores que han
trata/do de los tristes sucesos
y de otros, me repuntaré feliz,
pues los historiadores tendran
veridicos apuntes sobre aquellos
acontecimientos, relatados por un
testigo o/cular.





Memorias manuscritas de Concepción Lombardo de Miramón
FONDO1859-1917 DCCCII-2, t. I.
 Colección del Centro de Estudios de Historia de México Condumex

 

El diario

Con un tono sencillo y rico en descripción de costumbres, doña Concepción revisa su memoria más antigua para hilvanar los hechos que desembocaron en el fusilamiento de su marido en junio de 1867, en la ciudad de Querétaro. Desde sus días de infancia, acompañados de una educación estricta, la autora testimonia los pormenores del México decimonónico a partir de un profundo y dedicado conocimiento de las circunstancias de su tiempo. La notoria omisión del régimen de Benito Juárez evidencia el resentimiento –político y familiar– que la viuda de Miramón tenía por el Benemérito de las Américas. Desde la óptica conservadora que determinaron en ella su padre y marido, ella da cuenta de los hechos acaecidos en nuestro –siempre vinculados a los episodios de su vida personal– desde la caída del régimen de Santa Anna hasta la del segundo


imperio. En referencia a esto Concha explica: El 6 de diciembre del año 1844 hubo en México una rebolución que ocacionó la caída del poder del General don Antonio López de Santa Anna, que ocupaba el puesto de Presidente de la República. Como mi padre servía á esa administración y como era notorio el afecto que profesaba al Presidente, así como sus ideas liberales contrarias á las del Gral. Paredes que tiraba de la presidencia á Santa Anna, apenas cayó el Gobier/no, mi padre fue puesto en prisión.

Concepción Lombardo revela su carácter decidido y voluntarioso, en un episodio narra su estancia en la Amiga (apelativo de la escuela primaria). A su decir: La maestra de costura en blanco se llamaba María de Jesús […]. También era terrible y me impuso tales penitencias que un día, habiéndome hecho perder completamente la paciencia, le heché en su calva cabeza un gato.

El capítulo sobre el nacimiento e infancia de la viuda de Miramón es pleno en anécdotas. Durante los siguientes meses, publicaremos más reseñas sobre él, así cada noticia involucrará al lector en las circunstancias que antecedieron el advenimiento del Segundo Imperio Mexicano


Nota:La paleografía del documento manuscrito primario es literal, por lo cual se respetó su ortografía, y es autoría de quien escribió este artículo. Las abreviaturas están desatadas y para su identificación se han subrayado.

ALFONSO MIRANDA MARQUEZ | CURADURÍA E INVESTIGACIÓN


Regresar