PLUTARCO ELÍAS CALLES

¿PUEDE HABER ALGÚN HOMBRE, ALGÚN PUEBLO
QUE NO AME LA LIBERTAD?

  CONDUMEX EN MUSEO SOUMAYA

Anónimo mexicano
General Plutarco Elías Calles

c. 1920
Plata gelatina sobre papel 12.2 x 15.5 cm. Fondos fotográficos
LXVIII-3 (1899-1964), Archivo del Centro de Estudios de Historia
de México CONDUMEX.


DENTRO DEL ARCHIVO DE ESTUDIOS DE HISTORIA DE MÉXICO CONDUMEX se encuentra uno de los acervos fotográficos más importantes del país que forma parte de nuestro patrimonio histórico y artístico, a través del cual podemos conocer las distintas facetas de la vida cultural desde finales del siglo XIX. Sin embargo, la etapa más documentada es la que corresponde a los albores del siglo XX, cuando la fotografía se consolidó como un eje esencial para el periodismo político, que daba por primera vez a todos los mexicanos, la oportunidad de conocer imágenes vivas de lo que estaba sucediendo en la nación.


Testimonio de la conformación del Estado que emanó de la primera revolución del siglo XX en el mundo, en el acervo de fondos fotográficos LXVIII-3 (1899-1964) se resguardan documentos con referencia al general Plutarco Elías Calles, uno de los personajes más destacados de nuestra historia moderna.

Calles, el hijo de la Revolución

Originario de Guaymas, Sonora, Plutarco nació en 1877 y quedó huérfano a los 4 años. Tomó el segundo apellido de su padrastro Juan B. Calles. Fue docente desde los 17 años y a los 34, comisario de Agua Prieta, lugar que defendió de un ataque magonista. En 1912, con el grado de capitán, luchó contra la rebelión de Pascual Orozco y al año siguiente se enfrentó al régimen de Victoriano Huerta, al lado de su gran amigo Álvaro Obregón, quien por su buen desempeño político, más tarde lo llamaría como Secretario de Gobernación.

A pesar de sus diferencias con Francisco Villa y Venustiano Carranza, como gobernador de Sonora rescató los ideales que más

tarde recogería la Carta Magna de 1917.

Por otro lado, implantó la ley seca y decretó la validez del divorcio; fundó la Escuela Normal y una de las características más controvertidas a partir de este momento, fue la ríspida relación con la Iglesia, que llevó a la expulsión del país a todos los sacerdotes católicos y originó la Guerra cristera, donde se llevó a extremos violentos la búsqueda de laicidad del Estado mexicano.

En esta plata sobre gelatina vemos a un Calles joven, en el tiempo en que lanzó su candidatura a la presidencia hacia 1920. No fue hasta el 10 de diciembre de 1924 cuando comenzó un gobierno que se prolongaría con los tres presidentes sucesivos: Emilio Portes Gil (1928-1930), Pascual Ortiz Rubio (1930-1932) y Abelardo L. Rodríguez (1932-1934). El periodo se conoce en la historia como Maximato, debido a que detrás de los gobernantes estaría como el Jefe Máximo el propio Plutarco.


1 Martha B. Loyo, Entrevista de José C. Valdés al general Plutarco Elías Calles, abril 1936, Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, n. 22, julio-diciembre 2001, p.117-134.

El presidente y su gabinete
En esta fotografía del Estudio Casasola apreciamos a Elías Calles en su toma de protesta. El gesto de la mano derecha levantada sobre la Constitución, había sido impuesto por Venustiano Carranza; si bien el libro no aparece en la imagen, su mirada se dirige a las leyes a las que jura lealtad: su desempeño como militar se distingue en la insignia sobre la solapa izquierda del traje negro.



Estudio Casasola
General P. E. Calles protestando como presidente de la República

1° de diciembre de 1924 Plata gelatina sobre papel 10.5 x 15.9 cm. Fondos fotográficos LXVIII-3 (1899-1964), Archivo del Centro de Estudios de Historia de México CONDUMEX.

Durante la primera época de su gobierno, retoma el ideal zapatista de Tierra para todos y comienza el primer reparto agrario. Continúa la labor iniciada en el porfiriato en la construcción de presas y caminos, como las carreteras de México a Puebla, Acapulco y a Pachuca. Como protección a los jubilados estableció la Dirección General de Pensiones. Su gran talento como estadista, entre otras cosas se aprecia en la creación del Banco Nacional de Crédito Agrícola y Ejidal así como el Central de México, que fue el emisor único de monedas y billetes.



En esta fotografía tomada en lo que podría ser la Antigua Cámara de Diputados se pueden observar a sus colaboradores que consolidaron el proyecto nacional, así como a un gran número de políticos.



Anónimo mexicano
Miembros del gabinete del general Plutarco Elías Calles: Aarón Sáenz, Gonzalo N. Santos, Fernando Torreblanca, Felipe Carrillo Puerto, Saturnino Cedillo y Lázaro Cárdenas, entre otros colaboradores del Jefe Máximo /
c. 1924-1928
Plata sobre gelatina
11 x 16.2 cm
Fondos fotográficos LXVIII-3 (1899-1964), Archivo del Centro de Estudios de Historia de México condumex.


Los más importantes aparecen en la primera fila y de derecha a izquierda. Joaquín Amaro Domínguez es el hombre de lentes con gesto severo e impecable traje de general fue el Secretario de Fuerza y Marina, y Director del Colegio Militar entre 1931 y 1935. Junto a él, frente al escritorio, con un documento entre las manos, don Plutarco mira dominante con la espada recargada en el gabinete de la parte posterior.

Los dos personajes que siguen a su derecha aún no han sido identificados, pero debieron ser parte de su equipo de gobierno. Inmediatamente después vemos sentado y con un sombrero de copa en la mano –herencia porfiriana de la moda francesa que aún imperaba en la elite de principios de siglo XX– a Genaro Estrada (1887-1937). Debido a su destacada formación en Milán fue Secretario de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Obregón, cargo que volvería a ocupar con Elías Calles. El 27 de septiembre de 1930 escribió la famosa doctrina que lleva su nombre, en la cual se establece que:

[…] los representantes de México acreditados en el extranjero no deben reconocer a los gobiernos de facto en otros países. México no se pronuncia en el sentido de otorgar reconocimiento porque considera que ésta es una práctica denigrante, que sobre herir la soberanía de otras naciones, coloca a éstas en el caso de que sus asuntos interiores puedan ser calificados, en cualquier sentido, por otros gobiernos

Por otra parte […] El gobierno de México por ello se limita a mantener o retirar cuando lo crea procedente, a sus agentes diplomáticos

El general Lázaro Cárdenas del Río, con la pierna cruzada en el extremo izquierdo de la fotografía, en un primer momento apoyó al Jefe Máximo, por lo que logró la gobernatura del estado de Michoacán y más adelante la Secretaría de Gobernación con Ortiz Rubio y de la Guerra, en el gabinete de L. Rodríguez. Más adelante, rompió con la hegemonía callista de los primeros mandatos posrevolucionarios, y será él quien lo confronte hasta expulsar a don Plutarco del país.

Si bien, la autoridad de Plutarco Elías Calles incurrió en un prolongado gobierno, su preocupación, más que un deleite por el poder, anhelaba tras los turbulentos años de lucha revolucionaria, la tan ansiada paz del país.


MONSERRAT UGALDE BRAVO Y ALFONSO MIRANDA MÁRQUEZ | CURADURÍA E INVESTIGACIÓN

Regresar