La Revolución Mexicana.
Un mensaje secreto

______________________________________________________________


Telegrama cifrado de Roberto V. Pesqueira Morales a Venustiano Carranza
Ciudad Juárez 27 de abril de 1917 Manuscrito primario, Fondo MXV, colección del Centro de Estudios de Historia de México, CONDUMEX

Estados Unidos de Norteamérica y nuestro país comparten mucho más que sus fronteras. La historia de ambos pueblos tiene puntos coyunturales que han trastocado el rumbo hacia nuevos horizontes. A finales del siglo XIX, los norteamericanos manifestaron una política de franco apoyo al entonces presidente Porfirio Díaz, pues les garantizaba la estabilidad económica que buscaban. Ya habían invertido en el derrocamiento de Maximiliano de Habsburgo, por considerarlo el representante de un modelo imperfecto como la monarquía, que aún defendía Europa. Asimismo, financiaron parte de las acciones liberales de Benito Juárez y Lerdo de Tejada.

Las barras y las estrellas en el tricolor

En 1908, la famosa entrevista Díaz-Creelman evidenció a un Porfirio cansado, que habló más de la cuenta al decir que México estaba listo para la democracia y que no pretendía la reelección de 1910. Los partidos políticos aprovecharon la declaración y el terrateniente Francisco I. Madero lanzó su Plan de San Luis. Ya en el gobierno, consolidó la figura del vicepresidente tal como funcionaba en los Estados Unidos. Las fracciones de Emiliano Zapata y Francisco Villa no vieron en Madero representados sus intereses y, ante el desconocimiento como el jefe de la revolución, un nuevo agente apareció en el norte.

El 26 de marzo de 1913, Venustiano Carranza lanzó, con una perspectiva estructural de la nación, el Plan de Guadalupe. Incluso sin el consentimiento del presidente electo Thomas Woodrow Wilson, el embajador de Estados Unidos apoyó con armas a Félix Díaz y a Huerta. Para abril de 1914, con el pretexto del desembarco de marineros en Tampico sobre tierras donde no se permitían extranjeros, ocuparon Veracruz. La misión era destituir a Huerta, por ser ilegítimo, y sobre todo controlar el ingreso de armamento. La lucha arrojó 200 bajas mexicanas contra 19 estadounidenses.


Carranza comenzó un fructífero vínculo con el país vecino, testimonio de esto es uno de los telegramas que resguarda el archivo del Centro de Estudios de Historia de México, CONDUMEX, en el fondo MXV –Miscelánea de noticias– con fecha del 27 de abril de 1917. Expedido en Ciudad Juárez y recibido en Chihuahua, el pequeño texto comienza con la frase Muy urgente, sin embargo lo que sigue resulta más que atractivo: He tenido varias 08.23.14.03.41 [...]. Este tipo de mensajes cifrados son muy comunes en el arte de la guerra. Durante el proceso revolucionario, todas las fracciones en pugna los utilizaron, pues si alguien los interceptaba podía apresurar una movilización e intervenir en su contra.

Este tipo de mensajes cifrados son muy comunes en el arte
de la guerra. Durante el proceso revolucionario, todas las
fracciones en pugna los utilizaron, pues si alguien los
interceptaba podía apresurar una movilización e intervenir en su contra.



El criptograma continua: [...] bastante este Estado 48.55.25.11.15.77.69 [...] y finalmente dice: me permito darle esta información por lo que tuviera aprovecharla. Saludos. Pesqueira. Roberto V. Pesqueira Morales (1882- 1966) fue agente revolucionario en Washington y agente financiero del gobierno de México en Nueva York e incluso llegó a diputado de la federación.

Si bien desconocemos el contenido del telegrama, resulta interesante la repetición del número 48. Madero empleó ese número en cartas personales para hablar precisamente de Estados Unidos. Quizá sea una referencia al número de estrellas en la bandera norteamericana a principios del siglo XX, que corresponderían a sus estados confederados. Si esta hipótesis la transferimos a Carranza, no resulta tan extraño que desde finales de 1915, el país vecino reconociera al general mexicano como nuestro presidente, y más aún cuando en enero de 1916, Villa, con el plan de Santa Isabel, arremetió contra un tren estadounidense y para marzo atacó la ciudad de Columbus en Nuevo México. Esta prístina intervención fue conocida como la Expedición Punitiva y Venustiano Carranza presionó para que Villa saliera del territorio. Las acciones norteamericanas en contra de México fueron frenadas por el estallido de la Primera Guerra Mundial, por lo cual el líder constitucionalista quedó en plena libertad para redactar la Carta Magna que aún nos rige. Villa fue asesinado por los propios mexicanos hasta 1923.

Nuestro devenir histórico ha estado estrechamente vinculado al de Estados Unidos de Norteamérica. Aunque muchos no estamos de acuerdo con sus acciones intervencionistas, es necesario conocer de cerca estos documentos que reflejan una faceta más de la realidad nacional.

ALFONSO MIRANDA MÁRQUEZ | CURADURÍA E INVESTIGACIÓN