CEnTRO DE ESTUDIOS DE HISTORIA DE MÉXICO CARSO.FUnDACIón CARLOS SLIM En MUSEO SOUMAYA

Entrada de Carranza a la Ciudad de México

JOSEFInA MOGUEL FLORES

El Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, venustia-
no Carranza, llegó a Teoloyucan, Estado de México, el 
13 de agosto de 1914 a medianoche proveniente de 
Querétaro y Tula,  donde se reuniría con su herma-
no Jesús. Ese día sorprendería a todos su participación 
personal en las negociaciones y acuerdos de la diso-
lución y rendición incondicional del Ejército Federal 
para que los revolucionarios norteños entraran pacífica 
y triunfalmente a la capital de la República el 20 de 
agosto. Carranza representaba la única forma legal de 
gobierno después del desconocimiento que éste hizo 
del usurpador victoriano Huerta y de los poderes Eje-
cutivo, Legislativo y Judicial. Esto quedó asentado en  
el Acta de la Sesión del 19 de febrero de 1913, de la 

xxii

 

Legislatura del Congreso del Estado Libre y Soberano 
de Coahuila de Zaragoza, hoy en el Centro de Estudios 
de Historia de México Carso.Fundación Carlos Slim. 
Su contenido, ratificado en el Plan de Guadalupe del 
26 de marzo de 1913, fue secundado y aceptado en 
Piedras negras, Coahuila, el 19 de abril de 1913.

La mencionada sesión del 19 de febrero de 1913 cam-
biaría la historia de nuestra armada, porque el gober-

15

nador Carranza –al aceptar el compromiso de convo-
car fuerzas para restaurar el orden político, ejecutivo, 
legislativo y militar de la República que había sido 
quebrantado por Huerta– daría pie a la formación del 
Ejército Mexicano con la firma de los Convenios de 
Teoloyucan. Las fechas del 19 de febrero y la del Plan 
de Guadalupe –que en su cuarto artículo asentaría el 
nombramiento de Carranza como Primer Jefe del Ejér-
cito Constitucionalista– se oficializaron. Fue evidente 
que la debacle y derrota del Ejército Federal se dio con 
el ataque villista, mismo que derivó en una lucha en-
carnizada en San Pedro de las Colonias, Coahuila, el 11 
de abril de 1914; después de este hecho, los federales 
no pudieron ocultar su fracaso ni evitar su extinción. 
Así se acabaría legal y constitucionalmente con el Ejér-
cito Federal el 13 de agosto de 1914.

Lo que aseguró el triunfo de la revolución consti-
tucionalista fueron sus raíces histórico-políticas 
en las fuerzas armadas; cuerpos rurales que con su 
lealtad y reconocimiento a Carranza desde 1893, y 
en sintonía con él, sostuvieron la legalidad ante la 
amenaza de la reelección de José María Garza Galán.